domingo, abril 05, 2020

Rozalén

Una carta. Así de arcaico.

Uno de los rituales más eficaces para comunicarnos, para decir adiós.
Has tenido que ser humilde hasta para marcharte, pero no te vas a librar de homenajes.
Es verdad que yo me enamoro incluso del aire que me da en la cara, pero de ti me enamoré muy niña y jamás se me pasó.
Era un vídeo en blanco y negro que pusieron en televisión. Una silla, unas velas, una guitarra.
‘De alguna manera’ fue la primera canción que te escuché. De las primeras que aprendí con mi guitarra. Mi madre la cantaba conmigo feliz.
Se ve que hay amores que se heredan.
Después llegaron las demás maravillas.
Me aprendí ‘La Belleza’ tan cría que no entendía ni papa de lo que decía, pero me gustaba lo que provocaba en los demás, lo que provocaba en mí, por las lágrimas de mi padre. Él y tú nacisteis el mismo año.
‘Al alba’ no podía faltar entre los bises de mis primeros conciertos.
Te conocí en unas jornadas de la Universidad de Murcia. Te homenajeamos muchos compañeros en el Café Zalacain. Te saqué una lagrimilla y te regalé mi maqueta cutre.
A los años nos reencontramos en Madrid. Éramos muchos... Siempre fuiste cariñoso con todos.
Creo que me empezaste a ubicar del todo cuando tuve el honor de grabar tu Belleza en el Homenaje ‘Giralunas’. Pero hubo un día que me unió a ti para siempre...
Fue en Libertad 8. Estabas entre el público como uno más y escuchaste nuestra humilde versión. Emocionado te acercaste y me dijiste: “María, La Belleza es tuya. Haz con ella lo que quieras”.
Tanto fue así que la última vez que nos vimos, en La Riviera, me pediste permiso para cantarla. Increíble. Me dijiste, eso sí, que cambiara ‘maquillajes’ por ‘ideologías’ y ‘ahora que se cae el muro’ por ‘ahora que construyen muros’.
Quería contarte que cuando me enteré que dormías en coma te me apareciste en sueños durante una semana. Vestías de blanco y nos abrazábamos. Así de simple. Así de enorme. Jamás me había pasado algo parecido...
Te seguiré cantando siempre porque lo que siento cuando interpreto tus melodías infinitas es algo parecido a Amar, tu verbo más bello.
Porque recuerdo que entre un mar de girasoles he de buscar un giraluna.
Que vivir es un vértigo, no una carrera. Es búsqueda, no una guarida. Que vivir es un clavo ardiendo.
Que entre morir o matar prefiero amor, amar. Porque el amor es un milagro.
Que la belleza no se rinde ante el poder.
Que no debo ser súbdita de los laureles.
Que yo tampoco entiendo este mundo.
Que el pensamiento no puede tomar asiento, es estar siempre de paso.
Que me embellece ser feliz...
Ya te lo decía a ti el corazón. Que no eres de este planeta, que caíste de algún cometa fuera de circulación.
Es verdad. Es un poco más terriblemente absurdo estar viva sin tu latido...
Pero no existe la noche más larga para el regalo de tu vida y de tu obra.
Te quiero Aute.
Buen vuelo maestro.




Christian Masello

Falleció Luis Eduardo Aute. Tuvo, hacia mí, gestos invalorables. Lo creía inmortal, pero la realidad ha venido a decir que sólo su obra lo es, que el hombre como tal ya no está. Las conversaciones lúcidas finalizaron, y el intercambio de correspondencia concluyó (extrañaré mucho sus mensajes dulces, sabios, irónicos…). El universo conformado por los amantes de la canción de autor –y del cine, de la pintura, de la escultura, de la poesía, de…– perdió un referente. Yo, además, perdí a un amigo… Iba a decir que en paz descanse, pero dudo que él quisiera amortiguarse en la nada. Su espíritu inquieto debe vagar en la eternidad, en búsqueda de territorios artísticos que explorar. Quizá en este momento esté sentado en alguna estrella, frente a un lienzo, con una guitarra, una lapicera y un cigarrillo. Ya nos estará pintando, cantando, escribiendo… como siempre. Su reflejo perdura en el agua sempiterna de la inspiración.



Luis Eduardo Aute

Pablo Sciuto

Buen viaje al infinito universo querido Luis Eduardo Aute, un enorme placer conocer tu obra y tu persona.


Fernando Lucini

Fernando nos cuenta en su blog.

RETRATO ÍNTIMO DE AUTE ESCRITO EN1988.

De momento me resulta imposible colgar una fotógrafa de esas que en estos días tanto se están prodigando en las redes sociales –“aquí Yo con Eduardo”–; también me siento incapaz, todavía, de compartir una de sus canciones. La verdad, sinceramente, es que tiene que pasar un tiempo para que pueda reencontrarme serenamente con su voz y con su música… 

Lo que sí me pide el corazón. en este momento. es evocar y compartir escritos, como su “RETRATO INTIMO”, que publiqué en mi libro “Crónica cantada de los silencios rotos” (1988) y que ilustró Alfredo González. 

«Me encontré con él y con sus canciones en el tiempo en el que buscábamos, desesperadamente, «rosas en el mar» –«los pies desnudos, la voz al viento; las manos limpias, la sangre ardiendo»– y clamábamos al firmamento: «La verdad, ¿dónde estará la verdad?»...

»Lo recuerdo muy bien, fue para mi como «una llama que apartó tinieblas en los claroscuros de mis pensamientos»...; incendió …«la vida que fluye en las ramas del árbol que llevo en el cuerpo» y «resucitó mis músculos dormidos» –sed de sentimientos–...; me enseñó a escuchar «la débil voz y el inexorable latido que brota de hombre que nunca quiso ser máscara del hombre», y entré en su «templo encomendando mis espíritu al vientre consumado de mi bien amada».Crónica aquí.



Joaquín Sabina




Cristina Narea

Lejos de lo mediocre, cerca de la ternura

Luis Eduardo Aute, un ser único que se queda a través de su extensa obra, para siempre en nuestros días, a partir de hoy menos felices. Un hombre bueno, un hombre grande. A mí, que tuve la fortuna de conocerle de cerca, me deja también la enseñanza de saber vivir lejos de lo mediocre, de lo fácil, de lo superfluo. Y su ternura…
Vivimos días de confinamiento, de pandemia global y esto ha hecho que se vaya sin que podamos despedirnos. Ah, estos días pensaba en ti, Luis Eduardo, en qué pensarías de todo esto, porque si hay algo que es huella indeleble Autiana es tu mirada crítica ante todo lo que nos rodea.
Estos días, en los que he aprovechado para ordenar y dar vueltas por mi casa, me he encontrado con sus letras manuscritas del tiempo que empecé a trabajar junto a él: de un día para otro tuve que aprender 26 canciones, con sus versos y forma de cantar, tan personal. Nos estrenamos en Gijón y fue un concierto precioso del que salí con un buen aprobado por su parte. A partir de ahí no he dejado de aprender y disfrutar de su forma de ver y vivir la vida, porque su forma de contarla y escribirla es un horizonte solo reservado a genios como él y unos pocos más… Nota aquí.

Ismael Serrano

Joaquín Sabina & Luis Eduardo Aute

Luis Eduardo Aute

Silvio Rodríguez

La música cubana, de luto por Aute

Para el movimiento de la Nueva trova, el español era un referente imprescindible. Silvio Rodríguez cede a EL PAÍS una canción escrita para el fallecido.


Para la canción cubana de autor y, más aún, para el movimiento de la Nueva trova, Luis Eduardo Aute era un referente imprescindible, casi un dios. Sus composiciones marcaron a toda una generación de trovadores y músicos en los años sesenta y setenta, empezando por su íntimo amigo Silvio Rodríguez y siguiendo por Pablo Milanés, Santiago y Vicente Feliú, Carlos Varela, Frank Delgado y cantautores de todas los estilos y edades, algunos jovencísimos, que todavía hoy se saben sus temas de memoria. No por casualidad Aute poseía desde 2008 la Distinción de la Cultura Cubana, uno de los reconocimientos más importantes que otorga el Consejo de Estado de la isla caribeña en cuestión de artes, y que pocos creadores extranjeros ostentan.

Aquel 2008 la isla rindió un gigantesco homenaje al autor de Al alba, una canción que también fue un himno en Cuba. Fue una semana entera de conciertos, exposiciones, proyecciones en salas de cine y presentaciones de libros, todo entorno a Aute, que mostró en La Habana sus pinturas, creaciones audiovisuales, escritos y, por supuesto, su música. En el teatro Carlos Marx se hizo un gran concierto en el que se escucharon las letras de Aute en la voz de Silvio, los dos Feliú, Carlos Varela, Amauri Pérez, Liuba María Hevia y muchos más. Ante lo abrumador del tributo, Aute declaró entonces: “Vivir un sueño que quisiera compartir entre ambos países”. Nota aquí.



Joan Manuel Serrat

Juan Miguel Morales

ADIÓS, MI QUERIDO AUTE


El primer Aute que conocí, como seguramente la mayoría del público, fue el AUTECANTAUTOR. Su voz —que contra todo pronóstico, y a causa de esos cigarrillos que puede llegar a fumar diariamente, ha ido mejorando con el tiempo—, y sus textos —que jamás han dejado de jugar maravillosamente con lo lúdico y lo profundo a la vez— han hecho un largo y significativo trayecto en la historia de la música pop del Estado español y de Latinoamérica. Pero también en la historia personal de tantos individuos, entre los que, obviamente, me encuentro. Y seguramente esto es lo más importante.
Aute es un cirujano de las emociones, capaz de poner el dedo en la llaga construyendo una canción de tres o cuatro minutos de melodía dulce, que acaricia, pero que, como sin quererlo, te sacude entero.
Él escapa de tópicos y de consignas generacionales. Construye su discurso —o antidiscurso— desde un existencialismo profundo, donde lo blanco y lo negro chocan, pero también se fusionan; porque a estas alturas todos sabemos que todo es mentira, pero que también es verdad...
Para describir en un papel el mundo que expresa Aute, o al propio Aute, tengo que hablar inevitablemente de misticismo y sexo, amor y desamor, lucidez y locura, vida y muerte, sueño y razón... Tengo que decir que él es enemigo de la guerra y su reverso la medalla; que, eterno perdedor en la batalla, sigue a la mar; e implora a su amada, en las noches duras, que le diga que no todo fue naufragar por haber creído que AMAR era el verbo más bello. Incluso a día de hoy lo sigue creyendo. Crónica aquí.


Ismael Serrano

‪Qué pena más grande. Cuánto dolor.
Se ha ido uno de los más grandes autores de este país. Luis Eduardo Aute. Su lucidez brillaba y señalaba el camino. Tuve la suerte de estar a su lado unas cuantas veces. Doy gracias la vida por esa oportunidad. Yo trataba de aprender de él. De su honestidad, de su compromiso e independencia. ‬
‪Intento encontrar las palabras y me es imposible. Todo es poco para expresar lo que uno siente. Sus canciones siempre son un bálsamo indispensable, un lugar de encuentro para celebrar la vida, en toda su expresión. La deuda que tengo con él es muy grande. ‬
‪Siempre estará en mi corazón. Eternamente. Gracias por todo, maestro. Le debo tanto a tus canciones... te echaré tanto de menos, querido Luis Eduardo.

Pancho Varona

La clase de guitarra en tiempos de aislamiento número 5 ya está grabada y a vuestra disposición.
Gracias por estar siempre conmigo!
Ahí hay un humilde homenaje al maestro Eduardo Aute.
Y nada más, apenas nada más...


Luis Eduardo Aute

Félix Maraña

Aute

Si se le amaba, la muerte no contamina el amor: lo acrecienta.


Joaquín Lera

QUERIDO LUÍS EDUARDO AUTE
Siempre en mi corazón. Gracias.
Hoy he vuelto a ver este vídeo y se me han saltado las lágrimas.
Gracias querido Luis Eduardo por todo lo que me has enseñado desde que era un chaval.
Gracias por tu amistad y por ese enorme corazón, humildad, talento y sabiduría que siempre te caracterizaron.
Me quedo con ese abrazo para siempre.
Ánimo a todos.
Ojalá pase cuanto antes esta maldita pandemia y no dejemos de abrazarnos nunca.





León Gieco

Marwan

Qué suerte haber vivido este bello momento junto a Aute. No puedo dejar de pensar en él, ni en esta canción. Cantábamos para los niños refugiados palestinos. No tiene desperdicio nada en el vídeo, la manera en que nos abrazábamos, las miradas de complicidad de un extremo al otro del escenario entre LUIS RAMIRO e Ismael Serrano con Andrés Suárez, FUNAMBULISTA y conmigo. Qué momento inolvidable. Anoche hice lo propio y salí a cantarla a mi ventana tras los aplausos. Fue otro momento inolvidable ver a la gente llorar en los balcones. Eso era y es Aute: de todos, patrimonio cultural de la humanidad.
Hoy a las 22h en Cuatro retransmitirán el documental “Auterretrato”. Yo fui al estreno y es una de las mayores joyas que se han hecho en este país. Recorre la vida y la obra artística de Luis Eduardo y ayuda a que tomemos verdadera consciencia de su dimensión como artista. Era inagotable, indefinible e incalculable. Un gigante. Tenemos toda la vida para seguir disfrutando de todas sus obras. Es el único artista que más que poeta, verdaderamente, llegó a ser poema. 

Javier Bergia

Si mal no recuerdo, corría la primavera del año 2012 cuando volví a grabar por tercera vez este disco, "Caracola". La portada es una preciosa acuarela de Clara Serrano López. Para celebrar esta nueva edición, en la pieza que lleva por título "Un Caso de Mala Suerte" tuve la fortuna de contar como invitados de lujo con las voces de Ismael SerranoPablo Guerrero Cabanillas y....
Luis Eduardo Aute.
Rojo sobre negro, son tus labios en la oscuridad.
Hasta siempre Luis.


Aute & Silvio

Joaquín Carbonell

NOS DEJA UNO DE LOS MÁS GRANDES

Acaba de fallecer Luis Eduardo Aute. Un artista inmortal. Estos días estoy enviando a mi lista de amigos en wasap una canción a diario de algún amigo cantautor, versiones propias desde el respeto y el cariño. Ayer grabé precisamente “A por el mar” de Luis Eduardo, sin intuir que en 24 horas iba a fallecer. Dejaré luego aquí el sonido. Y recuerdo también cuando hace unos meses participé en la presentación del documental sobre su persona, dirigido por Gaizka Urresti, donde interpreté “Al alba”.
Escuchen sus canciones ahora con mayor interés y cariño. Es uno de los más grandes cantantes españoles, un artista multifacético. No será fácil habituarnos a su ausencia, pese al dolor que sentimos hace cuatro años cuando cayó postergado por una fatal enfermedad. Descansa en paz amigo.




Andrés Suárez

Jamás dejaré de rendirte homenaje ni de sentir este agradecimiento por lo que has hecho por mí. Con el alma en mil pedazos, adiós amigo. Adiós maestro.
#LuisEduardoAute #GraciasPorTanto #Genio #Maestro #Siempreseraseterno #LaBelleza




Luis Eduardo Aute

Joaquín Calderón

Mi emocionado homenaje a Luis Eduardo Aute. Me he permitido versionar un fragmento de su canción "El niño que miraba el mar" y Gin Tónica ha creado éste emotivo y hermoso video.

Luis Eduardo Aute

Luis Mendo y Bernardo Fuster

Querido Eduardo

Todo empezó hace aproximadamente cuarenta años cuando nos pediste que te acompañáramos en tus actuaciones. Eras el hermano mayor de los músicos y amigos que hemos tenido la suerte de estar a tu lado durante tanto tiempo.
Juntos, Aute y Suburbano formamos un grupo único. Más que una banda acompañando al artista, éramos una gran familia, un grupo de amigos y amigas, compañeros y compañeras que se subían al escenario para disfrutar y hacer disfrutar a la gente que venía a vernos. Todo esto fue posible gracias a tu personalidad, al cariño y a la solidaridad que generabas en el día a día. Eras un maestro sin querer serlo, sin presumir nunca de ello y eras humilde sin saberlo. Todas las personas hemos aprendido lo que solo se enseña cuando el compañerismo y la complicidad se convierten en el sentimiento común. Hemos reído en los viajes, en los camerinos, hemos vivido y disfrutado contigo durante un tiempo que ha marcado nuestras vidas. También contigo los malos tragos eran pasajeros, sabías vencer como nadie el desaliento y siempre al final se imponía el ánimo, el buen humor, la risa como un acompañante más. Nota aquí.

Luis Eduardo Aute

Alexis Díaz Pimienta

Pimienta nos cuenta por Facebook.


AUTÉNTICO AUTE
Aute, músico, pintor,
cineasta, escultor, poeta,
escritor de otro planeta,
Auté-ntico cant-aute-or.
Luis Eduardo Aute, actor.
Luis Eduardo Aute, artista.
Luis Eduardo Aute, arpista
del idioma (arpa verbal).
Polígrafo atemporal.
Creador renacentista.
Hay tanta Aute-nticidad
en tu puzzle creativo,
que en cualquier Aute estás vivo
y eres una "Auteridad".
Tu vida es, en realidad,
muchas vidas, no una vida.
Nota musical prendida
a un teclado y a un pincel,
entre el lienzo y el papel
en diez Autes dividida.
Haz vivido "En solitario"
dentro de un "Rito" que suma
pequeños golpes de "Espuma"
al mar del vocabulario.
Escritorio y escenario
te han visto "De par en par".
en un "Sarcófago" anclar
tus poemas de "Babel",
"De par en par", con la piel
como "Rosas en el mar".
"Al alba" fuimos testigos
de tu "Fuga" (fuga en calma),
y te vimos dar el "Alma"
igual que un pan "Entre amigos".
"Al alba" abriste postigos
a un palacio musical,
poética catedral
que puso, vaya fortuna,
como himno de "El Giraluna"
la voz del "El sexto animal".
Y mucho aprendió el lector
tras tu poético encierro
sobre las formas de un perro
al que llamabas "Dolor".
Entre el cantor y el pintor
se crió el "Animalhito".
Y ahora ves, te revisito,
hurgo en la voz que eternizas
fingiendo que "me auterizas"
a participar del mito.
Y detrás de mí, felices,
"El niño y el basilisco"
te erigen un obelisco
en diferentes países.
Tú te sorprendes, y dices
que no hay "Aute-rización".
Pero es lógico (perdón)
que hasta la voz de te aflaute,
ya que el auté-ntico Aute
dio la Autentificacion.
Auténtico literato.
Auténtico cantautor.
Auténtico (y buen) pintor
de tu propio Auterretrato.
Auténtico actor, sensato.
Auténtifico escultor, loco.
Auténtifico ser barroco.
Auténtico (y buen) cineasta,
tan Luis que Eduardo desgasta
a un Aute que sabe a poco.
Luis le dice a Eduardo: pinta.
Eduardo responde: canta.
Y Aute enjuaga su garganta
con tibios chorros de tinta.
La voz le sale distinta
al hombre, al bardo, al actor,
al cineasta, al escultor.
Todas sus voces a coro:
Aute-gestión de un sonoro
y Auténtico Aute de amor.
......................
Mi homenaje a AUTE, en vida. Adiós, Maestro!!!!


Tute


sábado, abril 04, 2020

Benjamín Prado

Un genio llamado Luis Eduardo Aute


Él era una gran estrella y yo estudiaba COU en un instituto de Las Rozas. Lo había visto en algunos de sus conciertos y me habían deslumbrado sus letras y también su figura en el escenario, que era pura magia. No parecía entusiasmarle estar allí, había un punto de incomodidad en sus movimientos y en la forma de recibir los aplausos con más timidez que alegría. Y estaba aquella manera suya de hablar, repitiendo con frecuencia la primera palabra de cada frase y a menudo al borde del tartamudeo, lo mismo que si cada una de las letras de lo que decía tuviera dudas sobre todas las demás. Su encanto era irresistible.
Para entonces, ya tenía canciones apabullantes, construidas con la imaginación del poeta, el ojo del pintor y la capacidad narrativa del cineasta e interpretadas con aquella prodigiosa textura musical que tenía en la voz, llena de tonos, matices y sorpresas. Siempre pensé que era un cantante extraordinario, dueño de un fraseo único y capaz de unas modulaciones que te hipnotizaban. Una noche, un par de años después, cuando ya éramos hermanos, le pregunté a Joaquín Sabina qué pensaba de Aute: "Es un genio", me dijo, sin dudarlo un segundo. Me lo ha vuelto a repetir otras muchas veces. Siempre he estado de acuerdo. Nota aquí.

Luis Eduardo Aute

Gracias Luis Eduardo, nada será igual, nos quedan tus canciones, todo tu arte y tu generosidad de consuelo.
Gracias por todo lo compartido, aprendí y crecí con esas charlas en tu jardín, fui muy afortunado de poder abrazarte ....
Descansa en paz 
#AuteEterno



Coque Malla

Pez Mago


Marwan

El Roto


viernes, abril 03, 2020

Dani Flaco

Javier Bergia & Begoña Olavide

A próposito de Miguel Hernández, un poeta de Orihuela

Begoña Olavide y Javier Bergia ponen voz y música original en un nuevo CD a textos del poeta Miguel Hernández.

Volvemos al estudio de grabación para poner música y voz a una selección de textos de uno de los grandes poetas del siglo XX, Miguel Hernández.

Instrumentos como el salterio medieval, la cítara, la flauta, el bajo, guitarras y varias percusiones, dan forma a este nuevo álbum que comenzamos hace dos años. “A propósito de Miguel Hernández, un poeta de Orihuela” es el título de esta próxima entrega. (Tagomago 2020).Crónica aquí.

Créditos del Disco:





Marwan e Ismael