sábado, septiembre 19, 2020

Sidecars

Tute


viernes, septiembre 18, 2020

Ana Montojo

DESORDEN

Si me llega la muerte y estoy sola,
recordad que la llave la tiene la vecina.
Disculpad si encontráis cierto desorden,
pero a veces me dejo llevar por la desgana.

Probablemente halléis sobre la mesa
las fotos de mis hijos y mis nietos,
un libro de poemas con versos subrayados,
un cenicero sucio y una copa
con un resto de hielo derretido.

Tal vez esté sonando
el disco de Eric Clapton que escucho con frecuencia
mientras cierro los ojos y evoco aquel abrazo
que nunca adiviné que era una despedida.

Y si acaso encontráis en la pantalla
un poema de amor al que le falten
las últimas estrofas,
terminadlo vosotros. Es posible
que haya un final feliz en vuestros versos.

(Último poema de "Un solo de saxo")


Marwán

Pancho Varona


Eneko


jueves, septiembre 17, 2020

Alerta Roja


Eneko


miércoles, septiembre 16, 2020

Rodolfo Serrano

Ni su nombre

Es una imagen de no hace tantos años.
Hay mucha gente. Y tú estás justo al lado. 
Sonríes y me coges -suave- por la cintura.
La felicidad deslumbra esta fotografía. 

Me parece, al mirarla, que ya todo ha pasado.
Y lloro por el tiempo que te llevó tan lejos,
hasta esas ciudades y a otros hombres que ahora
rodean tu cintura en los días contigo.

Ya no hay nada que pueda llevarnos al recuerdo.
Se detuvo la vida una noche cualquiera,
y nosotros no éramos entonces ni siquiera
la misma voz que uniera tu deseo y el mío.

Nunca será lo mismo. Que no nos duela ahora
la imagen ya olvidada que me llega esta noche.
Es mejor, muchas veces, no recordar el nombre
de la mujer que un día  nos abrazó la cintura.



Joan Manuel Serrat

Andrés Suárez


Fernando Lobo

Tute


martes, septiembre 15, 2020

Ismael Serrano

Serú Girán & Spinetta Jade

Serú Girán y Spinetta Jade en Obras, 40 años después

La tapa de la revista Hurra terminó provocando un encuentro cumbre, no solo entre los dos grandes protagonistas del rock argentino sino entre bandas que se encontraban en un gran momento.

Hace cuarenta años. Spinetta Jade, Serú Girán y tres noches inolvidables en el viejo y querido Obras. Quisieron pintarlo como un Boca-River rockero y tal vez haya tenido algo de eso, sí. Pero no por la rabia sino por la sabia. Luis Alberto Spinetta y Charly García habían sido, eran entonces, y serían después al rock argentino lo que esos dos equipos al fútbol criollo, más allá de gustos, pasiones y subjetividades. En ocasiones, incluso, llegó a ser como si los dos patearan para el mismo arco. En esta que se evoca ahora, por caso. Pruebas a la orden; ese instante sublime que se dio al principio de uno de los conciertos, cuando el flaco -amparado en su Ovation- le cedió parte de una frase de “Que ves el cielo” al otro flaco, y Obras pareció venirse abajo con un “Charly, Charly, Charly” estruendoso. “Hoy tu sonrisa es limpia y gira / quiero verte bailar”, cantaron a dúo, aún sin sus respectivas bandas en escena. El entrelace de genios se repitió cuando la posta pasó a la pluma de García, y el tema que sonó fue “Cuando me empiece a quedar solo”, de Sui Generis. El creador al Yamaha, la voz de Luigi que parecía electrificarse en “la radio a todo volumen” y un fin consumado desde el principio: eso de la revista Hurra de fraguar una rivalidad inexistente para tentar atenciones había dado resultado. Nota aquí.


Homenaje a Mario Benedetti

Antonio de Pinto

Punto de partida

Nuevo disco de Antonio de Pinto. Catorce temas en formato cuarteto

Sobre el proyecto  Comunidad
Punto de partida es mi noveno disco de estudio, pero lo siento como si fuera el primero. Lo he grabado en formato cuarteto junto a mis compañeros Antonio Toledo, Iván Mellén y Alexi Reyes intentando recrear un directo en mi estudio (En Mi Rincón). Consta de 14 temas como 14 soles compuestos a lo largo de los últimos 2 años. Crónica aquí.


Rozalén


El Roto


lunes, septiembre 14, 2020

Mario Benedetti

Mario Benedetti, los cien años del poeta más contado y cantado

Una antología de poemas seleccionados por Joan Manuel Serrat, reediciones de su obra, un libro de fotografías y cartas inéditas y actos a uno y otro lado del charco celebran en el centenario de su nacimiento el genio del autor uruguayo.

Antes de que los versos y las rimas se colaran en Instagram, mucho antes de que las redes sociales existieran, incluso, hubo un hombre que hizo de la poesía un género universal, la democratizó y la bajó de esos elevados altares a los que los lectores tienen vetado el acceso: Mario Benedetti (1920-2009). El poeta más cantado, y contado, habría cumplido hoy cien años, y aunque tan significativa fecha ha pasado más desapercibida de lo que debiera debido a la pandemia que no deja al mundo tranquilo, su Fundación en Montevideo (Uruguay), editoriales, amigos y todos sus lectores, en definitiva, han hecho un esfuerzo añadido para celebrar el centenario de su nacimiento.

Una de las joyas literarias publicadas al otro lado del charco es, sin duda, «Cien veces Benedetti», libro editado por la fundación que lleva su nombre que reúne fotografías y cartas inéditas, además de revelar algún que otro secreto de su biografía, como el origen de sus cinco nombres (Mario Orlando Hardy Hamlet Brenno) o su pasión por las escritura epistolar, que le llevaba a conservar siempre una copia de todas las misivas que enviaba. Nota aquí.



Sidecars

Tute


domingo, septiembre 13, 2020

Carbo & Amigos

Víctor Alfaro

Víctor nos cuenta en su Blog.

JOAQUÍN CARBONELL HA FALLECIDO. ¡HASTA SIEMPRE JOAQUÍN!


Hace un mes y medio ni se me pasó por la cabeza tener que escribir un titular como este de aquí arriba. Hoy es un día muy triste para los que amamos la canción de autor y aún más para los que queríamos a Joaquín Carbonell desde hace muchos años. 
Joaquín fue un cantautor aragonés con un talento indiscutible. Su primer disco, "Con la ayuda de todos" tenía una colección de canciones impresionantes que han perdurado en el tiempo 44 años después. Canciones como "La peseta" se han seguido cantando como una verdadera celebración en todo Aragón. "Me gustaría darte el mar" es una balada poética que sigue poniendo los bellos de punta. "Con el sudor de tu frente" y ese estribillo tan potente "Pascual, Pascual, tú a lo tuyo... que es trabajar".

Encontré el disco en vinilo en una vieja tienda de discos de segunda mano de Madrid. Siempre se me olvidaba llevárselo para que me lo firmase y aquí lo tengo... 

Perdonad que vaya mezclando en este texto anécdotas personales sobre Joaquín pero para mí es importante hacer balance de los bonitos momentos que viví junto a él. La última vez que nos dimos un abrazo fue en julio de 2019. Le llamé para contarle que hacíamos noche en Zaragoza (mi familia y yo) por si le apetecía que nos viéramos. Quedamos en una cafetería del centro y después de dos horas de charla, haciéndole carantoñas a los niños, contándoles y regalándoles unos detallitos le dijimos que le acompañábamos hasta su casa. ¡Pero si yo no vivo aquí! ¡Vivo a 40 kilómetros!. Y yo que daba por sentado que vivía en el centro. Qué gran hombre. Unos años atrás, Raquel y yo quedamos también en el centro de Zaragoza porque quería enseñarme los estudios de Radio Nacional de España. Allí colaboraba en el programa de Pepa Bueno de los sábados.

Carbonell fue el gran altavoz sobre Brassens de nuestro país. El gran difusor de su obra. Aunque antes que él Paco Ibáñez tradujo alguna de sus canciones, Carbonell lo estudió de manera pormenorizada y grabó incluso un disco completo con sus adaptaciones. En aquel trabajo Joaquín Sabina cantó con él la mítica "El gorila". Crónica aquí.


Santy Pérez

Santy nos cuenta por Facebook.

Una despedida complicada. No me lo esperaba, pese a que sabía que estaba malito con ese maldito bicho.
No hace ni un año me estaba invitando a su flamante concierto en Zaragoza donde celebraba sus 50 (y bien llevados) años en el escenario que meses después vio la luz a modo de disco en directo. Durante el confinamiento todos los días nos mandaba por WhatsApp a sus amigos canciones de Krahe, de Aute, de Labordeta interpretadas por él y su guitarra y siempre con un mensaje inicial dándonos ánimos. 
Teníamos dos conciertos que pensábamos hacer en Zaragoza juntos cuando todo volviese a la normalidad. 
El día que ingresó en la UCI le escribí un WhatsApp sin esperar respuesta y respondió al momento dándome tranquilidad y con el humor cabrón maño que gastaba siempre ("cuídate niño y no te excedas" se despedía).
Siempre estaba dispuesto a echarte una mano, a conseguirte un concierto en su tierra, a organizar cualquier historia. 
Maldita muerte, Joaquín. Menos mal que nos has dejado una herencia increíble a modo de canciones. 
Te echaremos de menos. Mucho. 
Descansa, Carbo, te lo has ganado después de toda la vida luchando contra todo hasta el final.
#JoaquínCarbonell #Cantautor #DEP



Félix Maraña

Joaquín Carbonell no muere

Su voz no muere,
si se le quiere.
No es cualquiera de Teruel,
no fue cualquiera Buñuel,
ni Carbonell es cualquiera.
No se muere, aunque se muera.
Con Joaquín, con Labordeta,
se compone una libreta
de Libertad y Memoria.
Desde Teruel a la gloria
la tierra se encoge quieta,
sus voces rasgan la tierra
y nuestro afecto se aferra
a sus verdades sonoras.
El mundo se queda quieto,
en un abrazo más prieto, 
y se descuentan las horas.
© Félix Maraña



Joaquín Carbonell

Joaquín Carbonell, las flores de ayer tan vivas

Más aún que cantautor se multiplicó en facetas para convertirse en parte esencial de la cultura aragonesa. Por el Aragón completo, el compromiso, la libertad y el pleno sabor de la vida.

Irrumpió en la música con un rotundo 'Dejen pasar'. Era su segundo disco y nunca le gustó demasiado -a sus seguidores sí- pero resumía el espíritu de aquella juventud absolutamente harta de franquismo, caciques, desigualdad y censura. Sin pedir permiso, Joaquín Carbonell les dijo: "háganse a un lado que vamos a entrar". Por nosotros y por todos los que ni siquiera llegaron.

Nacido en Alloza, Teruel, Carbonell formó parte, como alumno, del mítico Colegio Menor San Pablo de la capital. En ese centro daban clases José Antonio Labordeta o Eloy Fernández Clemente (el creador de la Revista Andalán). Allí nació otra manera de enseñar, decían, y  otra manera de aprender. Todos ellos, con el dúo La Bullonera, con Javier Mas -el guitarrista que luego tocaría con Leonard Cohen-, con Plácido Serrano y Raúl Soria desde la Cadena COPE, puntal de la modernidad y el progresismo en aquella época –quién lo diría-  pusieron los cimientos de un Aragón nuevo y una España nueva.

Porque también nació otra forma de escuchar música, otro periodismo, otra sociedad, otra forma de hacer política desde el PSA que llevó diputados propios al Congreso en las primera elecciones democráticas. Y se entiende la importancia trascendental de crecer en madurez con estos estímulos en lugar de hacerlo con ruido, banalidad, mediocridad y miedo. Nota aquí.



Fran Mariscal


Ismael Serrano

“Con los conciertos nos acercamos a la vida que ha quedado congelada”

“Me jode que se le dé espacio a irresponsables que defienden teorías conspiradoras absolutamente aberrantes”

Cantautor. Discípulo de Serrat y Silvio Rodríguez, espejos en los que sigue mirándose, actúa este domingo en el Mallorca Live (22 horas). “Vengo con la emoción del reencuentro pero también con tensión y ansiedad”, confiesa

P ¿Con qué estado de ánimo llega a Mallorca tras este verano atípico de conciertos?

R Vengo con esa emoción del reencuentro pero también con la ansiedad y esa tensión soterrada con la que vivimos toda nuestra cotidianidad. Los conciertos sirven para acercanos a esa vida que ha quedado congelada en el tiempo y que alguna vez recuperaremos. A mí, y creo que al público también, el escenario, el compartir, me resulta sanador, terapéutico.

P ¿Qué canciones viajan con usted?

R Haré un repaso a todo mi repertorio pero lo que he hecho ha sido recuperar canciones que hacía mucho tiempo que no cantaba. También he incluido versiones de otros artistas a los que admiro que no canto habitualmente. Y sigo contando historias sobre el escenario, porque no solo me gusta cantar, también ser de alguna manera un cuentacuentos y que las historias sirvan para enhebrar las canciones. Uno tiene la fantasía de convertir estos conciertos en noches de verano, en una guitarreada compartida entre amigos, y en la que cantar se convierte también en una forma de dialogar, de compartir un momento íntimo. Nota aquí.


El Roto


sábado, septiembre 12, 2020

Marwán

Joaquín Carbonell

Fallece por coronavirus Joaquín Carbonell, figura clave de la cultura popular aragonesa

El músico de Alloza muere a los 73 años tras permanecer dos meses ingresado en el Hospital Clínico.

El músico turolense Joaquín Carbonell (Alloza, Teruel, 1947), figura clave en la música popular aragonesa, ha fallecido a los 73 años víctima del coronavirus tras casi dos meses ingresado en el Hospital Clínico de Zaragoza. 

Hace solo unos días, su hijo Nicolás decía que Carbonell, antes de entrar en el hospital, gozaba de muy buena salud, mantenía cierta forma física a los 72 años y no fumaba desde hacía más de 30 años. Finalmente, esta mañana, a las 9.30, ha fallecido tras permanecer ingresado en la UCI del centro hospitalario 47 días.

Desde hacía varias temporadas integraba el grupo Los Tres Norteamericanos, con Gran Bob y David Giménez, y el pasado 2 de diciembre de 2019 celebró en el Teatro Principal, en una noche realmente emocionante, sus 50 años en la música, cita que dio lugar a un libro-cedé con sus canciones y textos evocadores. Nota aquí.


Salvador Amor

Tute


viernes, septiembre 11, 2020

Homenaje a Mario Benedetti


Rafa Mora

SOMOS LENGUAJE. 

Unas veces, pronombres. 
Otras, adjetivos.
Transitamos entre adverbios y habitamos en  preposiciones de manera constante. 
Somos copulativos. Conjuntivos.
Disyuntivos.
Nominales.
Complementos, siempre, 
en la vida de otros. 
Y así nuestra existencia discurre en el vértigo de los tiempos verbales. 
Somos sujetos. 
Activos. 
Pasivos. 
Y en celo andamos para  conjugarnos mutuamente. 
Somos lenguaje. 
Y aprendemos, al nacer, 
a leernos antes que a  escribirnos.



Paco & Rafael

Ismael Serrano


El Roto


jueves, septiembre 10, 2020

Ana Montojo

MANERAS DE QUERER

Amor, un solo nombre con demasiados usos,
el diccionario a veces resulta tan escaso…

Igual lo utilizamos para el vértigo
que nos lanza al abismo glorioso de otro cuerpo
sin más dato objetivo que el temblor de la carne,
como se lo aplicamos 
a los absurdos sueños que llenan nuestras noches
en una persistente adolescencia,
tan fuera de lugar como de tiempo.

Y no se queda aquí nuestra escasez
en lo que atañe al léxico:
también amor decimos a ese modo
tan vil de hacerse daño
con que a veces se aman los amantes,
en lugar de llamarlo mala baba, 
que es mucho más preciso.

En cambio no le damos ese nombre
a ese amor que está ahí, discretamente, 
acogedor y cálido,
compartiendo silencios, soledades,
ideas, inquietudes,
ofreciendo su hombro para el llanto,
respetando la carga de la vida,
el espacio privado y, poco a poco,
apenas sin querer
se vuelve imprescindible. 

Ese amor que nos ama sin decirlo
porque no es necesario decir nada.