jueves, junio 24, 2021

Gustavo Cerati & Mercedes Sosa

 


Rozalén


 

Jey Mammón & Lito Vitale

 


Almudena Grandes

 "En cualquier reacción frente a la extrema derecha debe estar el conocimiento profundo del pasado"

La novelista continúa con Los pacientes del doctor García su serie sobre la Guerra Civil, "la crónica de un fracaso cuyo saldo el lector conoce de antemano"

"Con los Episodios nacionales, Galdós construyó un modelo que sigue siendo perfectamente transitable casi un siglo y medio después", reivindica

La Guerra Civil quizás fuera “interminable”, pero los Episodios que escribe sobre ella Almudena Grandes están cada vez más cerca del final. Los pacientes del doctor García, uno de los libros más esperados del otoño, es la cuarta entrega de la serie, protagonizada por un médico, un diplomático y un ex boxeador que abandonan, de una manera u otra, sus propias identidades. Aquí toman protagonismo las maniobras de la burguesía republicana para obtener el apoyo de los aliados, y la connivencia de estos con el franquismo. La escritora madrileña tiene aún dos novelas por delante, pero no le importa seguir hablando de memoria. 

Pregunta. En este ciclo de novelas que escribes como episodios de  “una guerra interminable”, recordando las historias del antifascismo español, hay historias familiares, miedos, ilusiones, amores,  gente con un rostro preciso situada en grandes acontecimientos colectivos. Al leerte, recuerdo una famosa afirmación de Balzac: la novela escribe la historia de la vida privada de las naciones.

Pregunta. Es una definición inmejorable. El territorio de la literatura es la emoción, y los vínculos que los lectores crean con los personajes de un libro que les gusta son mucho más profundos que los que podría suscitar en ellos la lectura de un libro de historia. La literatura trata al lector de tú, le cuenta su propia vida. Un novelista que construye una ficción alrededor de un hecho histórico tiene la posibilidad de rellenar las lagunas documentales con su imaginación y seguir adelante, la capacidad de imaginar los pequeños dramas cotidianos, las alegrías que florecen en la desolación, las sombras que enturbian las victorias, poniéndose en el lugar de los ciudadanos anónimos que vivieron un acontecimiento histórico concreto. Así, en efecto, la novela puede iluminar la vida privada que transcurre bajo la dimensión pública de la Historia. Nota aquí.



Tute

 


miércoles, junio 23, 2021

Manolo García

 

Eduardo Sacheri

 “No es lo mismo enseñar Historia que catequizar”

El autor argentino dialogó con Infobae Cultura sobre su nueva novela, “El funcionamiento general del mundo”, como de su manera de trabajar una obra, la búsqueda de la voz literaria y su rol como profesor de historia, entre otros temas.

Las novelas de Eduardo Sacheri son como casas que invitan al lector a habitarlas. Es una hospitalidad amable y generosa, pero es, a la vez, poco complaciente: los personajes se muestran en toda su dimensión, con un espíritu de virtud y coraje, pero también con pequeñas miserias. Sacheri construye una realidad literaria que se parece mucho a la realidad que nos rodea.

Se pueden mencionar algunos de sus libros: La pregunta de sus ojos —que fue llevado al cine por Juan José Campanella y obtuvo el premio Oscar a la mejor película extranjera y recientemente fue elogiada por el Nobel Kazuo Ishiguro—, Te conozco, Mendizábal, La noche de la usina, Lo mucho que te amé. Todos son pequeños ensayos sobre la condición humana que entran de contrabando en historias de crisis políticas, de revanchas, de antihéroes estafados, de fútbol.

Y justamente el fútbol, que para Sacheri fue casi la puerta de entrada a la literatura, es el tema que encadena su nueva novela, El funcionamiento general del mundo. Como una suerte de road movie, el libro cuenta la historia de Federico Benítez, un hombre de cincuenta años que se entera de la muerte de una profesora que le marcó la vida. Él tenía previsto viajar con sus dos hijos adolescentes a las Cataratas del Iguazú, pero la noticia le hace pegar un volantazo —casi literal— y se lanza en la dirección opuesta: padre e hijos viajan al pueblito del Sur donde aquella mujer vivió después de jubilarse y donde será enterrada. Nota aquí.



Abel Pintos

 


Rozalén

 


El Roto

 

martes, junio 22, 2021

Fernando Lobo

 Décima para José Miguel López

Mil gracias, José Miguel
por tanta música libre
y por conseguir que vibre
el alma en esta Babel.
Te escribe un oyente fiel
a tu emisión exquisita,
te doy gracias infinitas
por lo que me has enseñado.
Por todo lo disfrutado:
abrazos discopolitas.

Fito Páez, Liliana Herrero & Mercedes Sosa

 


Rodolfo Serrano

 Aquí viví yo en Villamanta. La casa está restaurada y la calle que, entonces, estaba empedrada. Yo recuerdo a mi abuelo Perico empedrando esta calle o arreglándola cuando se quitaba alguna piedra.

De esta casa hablo en este poema:
La carga de leña
Iba con mis hermanos al Vedao a por leña.
Eran tardes de octubre con el viento de otoño.
Entre jaras y encinas, la placidez del monte.
Nuestras risas saltaban por los secos barrancos.
Volvíamos ya cuando el sol caía muy lento
en los cerros lejanos. El frío recorría
las calles y en la iglesia llamaban a novena
con toques de campana en la torre del pueblo.
La madre colocaba en el hogar la leña.
Y al amor de la lumbre nos sentábamos todos,
alegres como el fuego que ardía en la cocina.
Padre estaba muy lejos, trabajando en la obra.
En la calle caía la noche como el plomo.
Y madre preparaba tortetes de escabeche
mientras el mundo era un latido muy dulce.
Y, ya la luna alta, venía doña Antonia,
la maestra, muy vieja. Nos contaba romances
del Cid y de sus nobles guerreros y de brujas
que llenaban de miedo nuestro sueño de niños.
Más tarde, ya en la cama, oíamos marcharse
a doña Antonia. Suena su bastón en la calle
y nosotros soñamos con nobles caballeros,
tan fuertes y tan justos como era nuestro padre.
(En la calle los perros ladraban a la luna.
Y en el hogar quedaba un cálido rescoldo).



Javier Krahe

 


Juan Forn

 La literatura argentina le debe mucho a Juan Forn

Como autor y editor, Forn dejó un legado que cambió la manera de leer en el país. Fue una figura clave que ha alimentado a varias generaciones de lectores, descubriendo talentos y dando espacio a escritores que estaban en los márgenes.

La literatura argentina le debe mucho a Juan Forn. Aún quien no lo haya leído o quien nunca haya escuchado su nombre tiene que saberlo: la literatura argentina le debe mucho a Juan Forn. Como escritor, como traductor, como editor, como descubridor, como reseñista, Forn es una figura clave que ha alimentado a varias generaciones de lectores.

Tuvo una labor central en la Argentina de la post-dictadura, cuando a finales de los 80, principios de los 90 creó la hoy mítica colección Biblioteca del Sur de la editorial Planeta. Los títulos que publicó allí son asombrosos. En tiempos de redes sociales, la hipérbole suele ser el lugar común, por lo que hay que tener cuidado de no caer en la banalización con estos adjetivos, pero no cabe otro: aquel catálogo era asombroso. Esos libros cambiaron la manera de escribir y de leer en el país. Aparecieron otras voces, otras búsquedas, otras polémicas. Gracias a la Biblioteca del Sur, la literatura abandonó una postura demasiado respetuosa de los clásicos. Nota aquí.



Andrés Calamaro & León Gieco

 


Aurora Beltrán

 


Triple o Nada

 


Ana Montojo

 NUEVA NORMALIDAD (O ASÍ)

Hoy han vuelto a sonar en el bar de aquí abajo
los ritmos caribeños, con envidia
los miro y los escucho,
en esta hermosa noche de verano
que renace la vida.
Es un pequeño bar en donde se reúnen
las mujeres que limpian nuestras casas,
que acompañan ancianos,
las cajeras del súper que preguntan
-con sonrisa prevista en el contrato-
tarjeta o efectivo a un cliente tras otro,
y los hombres que cuidan nuestros parques,
que abren zanjas –quién sabe con qué fines-
rompiendo el pavimento bajo el sol implacable.
Hoy se ha abierto su bar y han olvidado el miedo,
oigo sus carcajadas, sus bromas insinuantes.
Hoy han vuelto a bailar como antes del desastre,
quién puede reprocharles que se abracen,
que muevan sus caderas, que se besen,
que beban y que sueñen que son libres.
Quién puede poner puertas al río de la sangre.
Esto no se ha acabado, nos dicen en la tele,
cautela, precaución, distancia, mascarillas,
pero ahí está la vida reclamando lo suyo.
Yo me voy a la cama pensando que no puedo
ir a ver a mi nieta, me protegen,
soy población de riesgo, por lo visto.
Sin embargo podría entrar al bar de abajo
a tomarme tres copas, marcarme una bachata
e intercambiar tristezas y sudores
con un desconocido que también esté solo.
La vida es una puta contradicción.
Y es más fuerte que el miedo y que la muerte.



Dani Flaco

 


Tute

 


lunes, junio 21, 2021

Charly García & Mercedes Sosa

 

Santiago Auserón

 


Quique González

 


Carlos Bardem

 


Rafa Mora

 REMINISCENCIAS

Hay toxinas en cada residuo emocional,
en cada cicatriz donde una vez latió abierta la herida.
Desinfectamos con prisa,
sin paciencia,
con demasiado algodón y escasa luz oxigenada.
Pero la sangre no olvida.
Hierve, intensa, en el latido de los días.
Escuece, caprichosa, en el silencio de la noche.
Supura memoria.
Y lentamente infecta de nostalgia,
sin piedad ni compasión,
este frágil corazón deshabitado.



César de Centi

 


Juan Forn

 A los 61 años, murió de un infarto el escritor Juan Forn

El también destacado editor, traductor y asesor literario se encontraba en Mar de las Pampas, en la costa bonaerense. En 2007 había ganado el Premio Konex de Platino en la disciplina Periodismo Literario

Este domingo, a los 61 años, murió de un infarto el escritor Juan Forn en Mar de las Pampas, quien además se destacó como editor, traductor y en la actualidad dirigía la colección Rara Avis, de editorial Tusquets.

Forn pertenece a la camada de autores que irrumpió en la literatura argentina durante los ’90, aunque su primer libro, la novela Corazones cautivos más arriba, salió a fines de la década del ‘80, auqnue sería con su libro de cuentos Nadar de noche, con el que comenzaría a resonar en los círculos literarios y el público lector.

En un viaje por Europa, a donde fue como mochilero, descubrió su pasión por la literatura: “El primer viaje a Europa fue en un avión de carga. Y me acuerdo perfecto el día que estaba en Sitges en una comuna de exiliados que hacíamos casitas mediterráneas de cerámica y yo laburaba de lavaplatos en un restaurante a la noche y encontré un libro de Henry Miller, uno de los Trópicos, y me lo leí en 3 horas y después estaba Rayuela y me la leí en 6 horas y dije ‘esto es lo que yo quiero hacer’”. Nota aquí.



Bob Marley

 


Charly García

 El Blog Charly García nos cuenta.

Avenida Charly García


Desde el aire, la obra se ve imponente; desde los balcones vecinos, también. Está sobre el edificio de las avenidas Coronel Díaz y Santa Fe, trinchera emblemática de Charly García en el barrio de Palermo, justo enfrente del shopping.

Un imponente teclado se apropia de la terraza y arriba solo aparece un nombre: “Av. Charly García”, lo que provocó confusión e ira entre algunos de los que interpretaron que se trataba de un intento por cambiar el nombre de la avenida en cuestión.

La intención de su creador, Tian Firpo, es la del homenaje, como previamente había hecho a cinco cuadras, en Coronel Díaz y Soler, con el líder de Virus. “Este proyecto comenzó a gestarse en enero, desde uno de los edificios más emblemáticos e icónicos de la música nacional, en el barrio de Palermo -explicó Firpo en sus redes-. Por ese entonces estaba pintando a Federico Moura que, curiosamente, nació el mismo día y año que el protagonista de este mural”.

Al parecer, todo comenzó con la idea de un colega y amigo que, como él mismo explicó, “durante la cuarentena, pasó largas tardes refugiado en su terraza, que es también la de Charly García”. Crónica aquí.



Fernando Lobo


 

Pablo Motos


 

El Roto

 

domingo, junio 20, 2021

Rodolfo Serrano

 Rodolfo nos cuenta por Facebook.

Ayer fue un día para morir de un infarto. Maravilloso Villamanta, mi pueblo. Magnifico alcalde Valentin Pereira Fresno, y mis amigos, poetas y cantautores que acudieron a la presentación de mi libro El frío de los días.
Fue una tarde preciosa. Me sentí volando entre el cariño de mis paisanos y mis amigos que se hicieron sus 40km para acudir a la cita. Como agradecerles tanto cariño. Tanta paciencia. Ha sido una tarde mágica y emocionante para mí.
Os dejo una cuántas fotos. No sé si me falta alguien, pero veo que otros amigos las están colgando y seguro que las podréis ver. Gracias Nuria Expósito Martín por las fotos. Gracias a todos por esta tarde. Viva Villamanta y su gente!

















Fran Fernández

 


Javier Ruibal

 


Reincidentes & Rozalén

 


Eduardo Sacheri

 “Me pregunto cuántos libros y cuántos partidos de fútbol me quedan”

El autor de “La noche de la usina” acaba de publicar “El funcionamiento general del mundo”, una especie de road movie literaria de más de 500 páginas con un protagonista muy parecido a él.

“El fútbol está lleno de cosas que le vienen prestadas de la vida”, le dice la profesora Marta Muzopappa a Federico Benítez. El protagonista de El funcionamiento general del mundo (Alfaguara), la nueva novela de Eduardo Sacheri, coincide con esa mirada: “Uno no sabe cómo funciona el mundo. Pero cuando uno juega a algo, a algo que le gusta, parecería que sí. Como si uno encontrase la clave para entender el funcionamiento de todo. De todo el mundo”.

Así es, el fútbol y su lógica vuelven ahora a la literatura de Sacheri después de Papeles en el viento, publicado hace diez años. El fútbol amateur, de potrero, el que se jugaba en otra época en la calle y los baldíos, el que no tenía sponsors ni ligas, ocupa un lugar central en este libro de más de 500 páginas que el autor de La noche de la usina terminó de escribir en plena pandemia. Estructurada en cuatro largos capítulos, que abarcan los cuatro días que dura un viaje en auto al sur de un padre separado con dos hijos adolescentes, la trama va y viene entre el presente (una especie de road movie literaria) y el pasado, cuando el narrador era adolescente.

El viaje de urgencia a un pueblo perdido de la Patagonia, que modifica el plan original de unas vacaciones en las Cataratas del Iguazú, es la excusa que encuentra el autor para hacer hablar a ese adulto retraído, poco comunicativo, que siente que debe llegar al entierro de su antigua profesora cueste lo que cueste. Presionado por los hijos, que no entienden en principio las razones de la urgencia, Federico irá contando, de a poco, qué significó esa mujer en su vida, el impacto de sus charlas y consejos en el grupo de alumnos del Colegio Nacional Normal Superior Arturo Del Manso, de Haedo, y cómo se desarrolló el primer campeonato de fútbol escolar en 1983. Para los lectores que necesiten ver “jugadas de pizarrón”, en las últimas páginas aparecen todas las fases del fixture. Nota aquí.



Bob Pop

 


Ana Montojo

 Ana nos cuenta por Facebook.

Ayer fue un día grande para Villamanta con la presentación de el último libro de Rodolfo Serrano su hijo más ilustre. "El frío de los días" llegó a su pueblo en un día soleado y cálido. Calidez climatológica y, sobre todo, la calidez de la poesía y de la amistad. Hacía tiempo que no veía a Rodolfo tan feliz. Valentín, el alcalde, había dispuesto cien sillas en la campa de la piscina, que se quedaron cortas. Aparte de las gentes del lugar, le acompañamos una buena representación de amigos cantautores y poetas llegados de Madrid y algunos hasta de Mallorca. Pablo Guerrero se llevó una ovación de gala. Moncho Otero tenía al lado en el escenario el ectoplasma de Rafa Mora, yo lo vi.
Rodolfo leyó con emoción los poemas de la primera parte del libro, los que hablan de su infancia en el pueblo, con el recuerdo de sus padres, hermanos y primos con los que vivió su niñez.
No quiero dejarme a nadie, porque fue un placer encontrarme de nuevo con tantos amigos. Alfredo Piquer con Maite, que llegaron directamente de Tarragona, Moncho Otero, Javier Rodríguez del Barrio, Inma Luna, Germán y Felicidad, Juana Vázquez, Fran Espinosa y su hija Marta, Salvador F. Valdés, Antonio Sanz, Fran Fernández y el ya mencionado Pablo Guerrero.
Además de Juli, la mujer de Rodolfo y sus hijos Daniel e Ismael, que puso el broche de oro con dos canciones.
Pues eso, que fue un día feliz para Rodolfo y para todos los que le acompañamos.